El delito avanza cuando el estado está ausente

Posted in Congreso FOPEA / Posted By: admin
05
Dic

*Artículo escrito para FOPEA por Julio Torreguitart

Se planteó en el primer panel del domingo 5 de noviembre en el XII Congreso Internacional de
Periodismo Fopea en la Universidad de Palermo el panel “Investigando el crimen organizado”.

Fueron responsables de exponer el tema: José Martínez (Insight Crime, El Salvador) con “Imperio
de los reos”; Rodrigo Lopes (Zero Hora, Brasil), con “Conexión Medellín” y; Raúl Santopietro y
Guillermo Draper (Búsqueda, Uruguay), con “Las tarjetas de crédito de Raúl Sendic”. Coordinó el
panel Fabio Ladetto, miembro de la comisión directiva de Fopea.

Las tres investigaciones que nuevamente prestigiaron al XII Congreso de Fopea en conjunto con el
Congreso Latinoamericano de Investigación (COLPIN), apuntan directamente a lo que ocurre
cuando el estado está ausente en los controles que debe efectuar para que los delitos no se
adueñen de espacios institucionales de una sociedad.

José Martínez planteó tres casos tremendos en cárceles de Guatemala, honduras y El Salvador,
donde pandillas de presos se adueñaron del gobierno de institutos penales con la complicidad de
funcionarios que permitieron “el imperio de los reos”, quienes manejaban a su antojo “toda” la
vida de los penales; incluso la designación de funcionarios dentro mismo de las cárceles.
“Estas cuestiones, tienen que ver con unas elites de delincuentes enquistadas en el estado
controlándolos ante la ausencia de este”, sentenció Martínez.

No menos jugosa fue la investigación de Rodrigo Lopes, quien expuso una importante
investigación periodística llevada a cabo en Brasil en torno a una institución educativa fundada por
un inescrupuloso individuo (Faustino Darola junior) que, haciéndose pasar por profesional,
mediante títulos que había conseguido con documentación falsa, otorgaba títulos truchos a
médicos que practicaban la medicina con conocimientos mínimos, ocasionando graves perjuicios a
desprevenidos pacientes.

La investigación en profundidad se centró en un médico falso de cirugía estética que operaba en
Medellin (de allí la “Conexión Medellin), Daniel Andrés Corria Posada, quien fue desenmascarado
e invalidado su título tras la investigación. Lo verdaderamente asombroso es que el dueño de la
Universidad ilegal (Grupo Educación Facinepe), llegó a tener inscriptos más de 6000 estudiantes y
se sospecha que existen una cantidad importante de médicos falsos en varios países de
Latinoamérica.

El último caso que destacó a este excelente panel, se concentró en la investigación sobre el uso de
una tarjeta de crédito corporativa de una empresa petrolera estatal (ANCAP), por el
vicepresidente uruguayo Raúl Sendic. Esta indagación realizada por los jóvenes periodistas
uruguayos Raúl Santopietro y Guillermo Draper, culminó con la renuncia del vicepresidente
charrúa, quien no pudo justificar gastos personales con la tarjeta de crédito en cuestión.

Quedó demostrado en las exposiciones de este panel, que la ausencia de los controles
indelegables que un estado debe ejercer, termina indefectiblemente en acto delictivos. Controlar
que no existan delitos organizados, controlar que no haya mafias que se enquisten en algún sector
de la sociedad, controlar la vigencia y validez de títulos públicos que otorgan nuestras academias,
controlar el accionar de diferentes organismos del estado tal como está planeado, son algunas de
las obligaciones que deberían ser una práctica habitual del estado y que en muchos países no se
cumplen.